Imponentes y misteriosos, cinco guardianes monumentales custodian la entrada al Templo Mayor de la Ciudad de México. Su textura oxidada, creada con latón y estaño, simboliza el paso del tiempo e introduce a una atmósfera mitológica que establece un puente con las divinidades del pasado.

Estas piezas de gran formato fueron creadas por el escultor Xavier Mascaró quien, a lo largo de su trayectoria, se ha inspirado en la cultura prehispánica pára producir piezas que remiten desde chamanes hasta diosas de la fertilidad.

“Guardianes” ha recorrido ciudades como Madrid, París y Londres, pero no podía emplazarse en mejor sitio que el Centro Histórico de la CDMX. Este proyecto se conforma por un total de 14 obras distribuidas por Plaza Seminario, Templo Mayor y Centro Cultural de España y se realiza dentro de la conmemoración de los 40 años del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre México y España.

En este recorrido también encontrarás la serie titulada “Queen”, que retorna la figura de la cabeza, parte anatómica que los antiguos mesoamericanos cortaban de las esculturas para transformada en la personificación de un dios.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here