Lánzate a este tour cervecero y bébete la ciudad y sus sabores artesanales

Son muchos los años de la historia en que la cerveza ha acompañado al hombre.
Desde el antiguo Egipto hasta nuestros días, este producto ha sido elemento indispensable en las mesas, festivas o no, de muchos hogares mexicanos para hacer el match perfecto con comida o botanas.
Si quieres saber de cerca cómo es el proceso de su producción y además degustar estos sabores, este tour cervecero es para ti, ¡invita a tus amigos!

Tras un breve recorrido sobre Paseo de la Reforma y unas cuantas calles del Centro Histórico llegamos a la primera parada: Cervecería Reforma, ubicada en un edificio rescatado de la colonia Obrera. Aquí se produce la cerveza Templo Mayor y la Magna Imperial con ingredientes que, según los responsables, son totalmente orgánicos y frescos. Destacamos que su visión empresarial es rescatar la tradición del cervecero (y su producción) netamente mexicano.

Nuestra recomendación a la hora de degustar sus bebidas es que pruebes ambas marcas. No olvides, la clave está en el primer trago para detectar el sabor.

Llegamos a la Cervecería Cru-Cru, en la zona conocida como la Romita. Aquí notarás algunas edificaciones levantadas después del sismo de 1985 que tanto lastimó a esta colonia. Cru Cru, que debe su nombre a los ruidos de la ciudad, tiene dos tipos de cerveza: Pale Ale, cerveza clara con un sabor atractivo y amargo al paladar; también encontramos una Porter, cerveza oscura con toque de café y chocolate. Destacamos que esta empresa es el resultado del sueño y esfuerzo de amigos por fabricar cervezas personales, y si hablamos de la arquitectura del edificio, perteneciente a una orden religiosa, es alucinante.

Por último, para cerrar este grandioso recorrido, visitamos HOP the Beer Experience este bar ostenta ahora el primer lugar en Latinoamérica con 52 barriles de cerveza artesanal helada. Puedes pedir cualquier estilo desde 80ml sampler, hasta medio litro; el personal sabe cómo guiarte durante el proceso de selección.

En la carta encuentras un montón de estilos como pilsner, IPA o stout. Si está disponible y te gusta la cerveza oscura, pide una imperial stout, para algo menos intenso una blonde ale, por ejemplo. Tienes que probar la fruit beer belga de la cervecería Brassiere Lefebvre, sabe a licor de frambuesas pero efervescente y glorioso.

Para comer está Hounds con alitas, sándwiches, pizza y schnitzels milanesas.  El poder lo tienen los barriles, podrás pasar largas horas degustando los mejores estilos cerveceros del mundo para que afines el paladar a la perfección.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here