El hipsterómetro, ese contador geiger imaginario que de por sí en la colonia Roma marca índices peligrosamente altos, en este restaurante se revienta: absolutamente cada mesa tiene a algún tipo con barba, lentes de armazón y sombrero.

Comedor

O bien a alguna chica con trapos dispuestos de modo no aleatorio. Y si no están en las mesas, están esperando pacientemente una, porque el lugar se llena.

10groma-f

Cualquiera de los platillos de su menú desenfadado y bien diseñado (antojitos de comida mexicana tradicional, tortillas recién hechas, todo buenísimo), se acompaña bien con cualquiera de sus 3 salsas: la roja, la verde y (ponemos mayúsculas) La Salsa.

El-Parnita-005b

Pica con esa agresividad dulce del habanero, una suerte de violencia sadomasoquista que transtorna. No mentimos: hay un antes y después en tu vida en el momento en que la degustas en un taco.

el-parnita-mesas-ayudante_med_hr

El Parnita tiene poco menos de dos años y se formó por medio de una colección de recetas e invenciones propias que la familia de los propietarios, Doña Bertha, Marco y Ernesto, fue recolectando por toda la República Mexicana.

restaurant-1001299-22444153-qohqyq-jduoteypy3cnhwsx8xh6c7sf5i3tlvnq4cfa_849x477_adaptiveResize

También recomendamos las tortas, los tlacoyitos y el rellenito. Si vas en viernes o sábado están poniendo una parrilla en la parte de afuera, en donde acomodan camarones o filete de atún a las brasas; el punto es que felizmente cambian siempre los platillos de la parrilla.

Información de: http://www.timeoutmexico.mx/df/restaurantes-cafes/el-parnita

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here